Dios como destino evolutivo

Hay una reflexión muy interesante de Ray Kurzweil acerca de Dios. Dice que aparte de todas las características divinas de índole religiosa, y con independencia de éstas, el concepto de Dios en diferentes culturas, de manera transversal, se asocia siempre con un ente o entidad ilimitada en diversos aspectos: belleza, inteligencia, conocimiento, etc.

Ahora bien, continua el razonamiento, ¿qué ocurre con la evolución del ser humano en esas sociedades? Hablamos de cualquier tipo de evolución: cultural, tecnológica, biológica, … Lo que ocurre con los seres humanos es que aprenden más, adquieren más conocimientos, aumentan su esperanza de vida, son más inteligentes, … De modo que la evolución, en realidad podría ser vista como un acercamiento asintótico, sin llegar a alcanzarlo nunca, a ese ideal de Dios. Un acercamiento exponencial a la esencia divina de la Humanidad.

Este argumento me parece no sólo muy interesante, sino francamente acertado, y en cierto modo motivador.

(Publicado el 2017-02-22)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *